La emoción y solidaridad concentrada en 24 horas, Miguel Álvarez

En 24 horas algo grande ocurrió en el Ramos Carrión, un hombre con un corazón infinito ha dado todo lo que tenía en un escenario que también ha compartido con muchos amigos, que han querido a su vez acompañarle en una aventura en pro de la Asociación Corriendo con el Corazón por Hugo. La música de nuevo unió y dio un halo de esperanza a muchos de los que hoy son personas con enfermedades diferentes y no comunes.
 
Un día completado con éxito, sin prisa con una única meta, con varias etapas en las que desde el pasado sábado por la tarde la música no ha cesado en el Teatro Ramos Carrión donde todo se organizó, para que las 24 horas de música pudieran llevar a una asociación la de Corriendo con el Corazón por Hugo a la felicidad de haber conseguido un hito especial en la música de la ciudad y la provincia y con ello la ayuda a decenas de personas con una enfermedad no común.
 

Con la ayuda de varias instituciones y empresas, Miguel Álvarez desde la cercanía que da el conocerlo desde hace muchos años, se ha roto la garganta cantando y contando las historias que durante 24 horas han dado de si en una jornada maratoniana donde hasta se ha afeitado en directo en nuestro facebook live.

 

Amigos con guitarras y pianos, con música en definitiva han vuelto al escenario o a la cercanía del directo a pie de suelo para contar con la música que el apoyo y la solidaridad tienen mucho que ver entre los que saben que esta asociación es un baluarte para las familias que tienen uno de sus miembros padeciendo una enfermedad rara o especial.

Zamora se ha vuelto a rendir a un verdadero hombre musical al que le salen las letras de las canciones del corazón. En español, en inglés o en italiano, Miguel Álvarez con sus compañeros de Inadaptado o con otros muchos artistas zamoranos han dado ejemplo con una gala que durante 24 horas han llenado de lágrimas en muchas ocasiones los rostros de los que hemos pasado horas en ese verdadero acto de amor hacia los demás.

Miguel y todos los que han participado en esta locura de amor en 24 horas vuelven a poner lo mejor del ser humano de manifiesto. Las tortillas de la madre, los cafés de Carletes o las botellas de agua del Ramos así como los aplausos rotos de todos los admiradores han llevado a un éxito total en lo humano y en la parte solidaria de una asociación que se dedica a los demás.

Raúl nos hizo llorar ayer y esta mañana también en la despedida de una maratón musical que ha dado todo lo bueno de todos los que asistieron y también y por supuesto de los voluntarios de esta enorme asociación que tiene una bandera que llama la atención por su corazón y por el amor directo al prójimo. En tiempos de guerra y de pandemia, en tiempos de dolor y de enfermedad estos verdaderos luchadores de la vida vuelven a protagonizar de la mano de Miguel Álvarez un episodio de los de quitarse el sombrero y dejar que las emociones fluyan como hemos sentido en todo momento en esas 24 horas de cariño y de sumar en favor de los que son también «raros» por su enfermedad. 

La vida enseña, los artistas también y los que realmente lo dan todo vuelven a ser protagonistas de historias que nada dejan atrás porque son la esencia de la humanidad y del amor a los demás. 

Gracias Miguel por tanto, gracias Raúl por todo lo que haces y gracias a todos los que han puesto un grano de arena en esta montaña de amor por el prójimo por «raro» en su enfermedad que sea. Larga vida a los que hacen realidad los sueños de muchos padres que no tienen esperanza por falta de medios o de apoyo económico.

Fuente

 

 

close

¡No te pierdas la actualidad !

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.