Miguel Álvarez y sus 24 horas por Hugo la proeza musical del año

Puntual y con toda la moral del mundo un amigo de todos y un músico de los de pro, puso en marcha una idea que ha dado un buen resultado aunque los truenos y los relámpagos han puesto en sería amenaza la proeza que debería escribirse en las cabeceras de todos los diarios y en las mentes de los que creen que el mundo es mejor con música y con la solidaridad de las personas de buena fe.
Miguel es una de esas personas que une, que llega dentro y que tras conocerle las cosas cambian en tu vida.

 

La «descabellada» idea de este loco infinito, mantiene a un conjunto de personas atentas y dispuestas a acompañar y a ayudar a que este músico consiga esa especial meta de mantener el silencio ocupado con la mejor de las terapias anti silenciosas la música que tanto une y que internacionaliza, evita problemas y ayuda a enriquecer almas y mentes.
Una gran cantidad de amigos incluido todos sus compañeros del grupo Inadaptado han colaborado en este nuevo reto que marca la solidaridad como bandera de una tormenta de ayuda en pro de esta asociación titular de la idea de Miguel Álvarez, la de Corriendo con el Corazón por Hugo.

 

24 horas nada más y nada menos de maratón vocal y musical en la que Víctor Aliste, teclista del grupo Inadaptado daba alas a su compañero de locuras musicales. Han sido muchas las personas que han apostado por una idea que llenará la historia de la ciudad al contar con un músico con grandes dotes de comunicador y de vendedor de una provincia a la que ama profundamente. 

Este diario que siempre ha tenido espacio para los emprendedores se quita el sombrero ante una idea que ha dejado sin habla a muchos y que ha llevado a pensar en una gran proeza nunca realizada en Zamora o al menos que podamos recordar en muchas décadas.

Miguel Álvarez se puso la música por bandera y mantiene un pulso con el tiempo y con las 24 horas que pesarán sobre su historia para siempre, 24 horas tocando la guitarra y cantando con la expectación de muchos amigos y admiradores. Con un serio competidor, el cansancio, la afonía que podría llegar en cualquier momento, la adrenalina de este gran hombre se contagiaba en cada uno de los temas que ha interpretado. Un repertorio cercano al infinito que no ha dejado indiferente ni INADAPTADO a nadie.

El teatro Ramos Carrión en sus salas en su terraza han sido fieles testigos de una más que complicada tarea la de mantener la música durante 24 horas en los oídos de todo el que quisiera escucharle y colaborar con una asociación la de  Corriendo con el Corazón por Hugo que mantiene una salud envidiable y que gracias al tesón de su presidente Raúl Vara no deja de crecer en adeptos, y en personas que identifican la labor como un verdadero motivo de vida, porque además esa es la meta de esta unión de sinergias, la de luchar por la vida y por las enfermedades raras.

Fuente

close

¡No te pierdas la actualidad !

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.